El Futuro de las estaciones de esquí (I)

El futuro de nuestras estaciones de esquí, y en general del sector turístico, como muchas otras facetas de nuestra vida están marcados por un horizonte de incertidumbre. La inestabilidad política y económica, el cambio climático o la crisis demográfica son asuntos que generan preocupación entre los profesionales del sector y los amantes de los deportes de invierno.

En una serie de posts que hemos agrupado bajo el título "el futuro de las estaciones de esquí" queremos reflexionar sobre la sostenibilidad de nuestros destinos, en definitiva, aquello que creemos deseable para nuestras comunidades, nuestras montañas y nuestro futuro, a partir del análisis de los principales retos a los que se enfrentan.



Las estaciones de esquí no pueden permanecer indiferentes ante el desafío de la sostenibilidad.

Una sostenibilidad que durante años ha sido confundida con la gestión ambiental al centrarse de manera casi exclusiva en el control y gestión de los impactos medioambientales negativos causados por el turismo.

En la actualidad, sin embargo, los principios de sostenibilidad se refieren tanto a los aspectos medioambientales, como a los aspectos económicos y socioculturales del desarrollo turístico, teniendo que establecerse un equilibrio adecuado entre esas tres dimensiones para garantizar su sostenibilidad a largo plazo.


La sostenibilidad ambiental significa conservar y gestionar los recursos naturales. Requiere una acción activa para minimizar los impactos ambientales y garantizar la biodiversidad y el patrimonio natural que son un elemento fundamental del desarrollo turístico.


La sostenibilidad económica de las estaciones de esquí está directamente relacionada con la viabilidad de las empresas y las actividades y su capacidad para sostenerse a largo plazo.


La sostenibilidad social significa poner el énfasis en el manejo de las comunidades de montaña locales, manteniendo y fortaleciendo sus sistemas de soporte de vida, reconociendo y respetando las diferencias culturales. La actividad económica que debe generar oportunidades de empleo estable y servicios sociales para las comunidades locales.


La sostenibilidad es el desarrollo que satisface las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones, garantizando el equilibrio entre el crecimiento económico, el cuidado del medio ambiente y el bienestar social.


El informe The Tourism and the Sustainable Development Goals – Journey to 2030 (UNWTO, 2017) apunta a generar conocimiento, empoderar e inspirar a los stakeholders del sector turístico a tomar las medidas necesarias para acelerar el cambio hacia un modelo más sostenible al alinear las políticas, las operaciones comerciales y las inversiones con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). El informe en el ODS 15 menciona las montañas entre los ecosistemas a ser conservados, restaurados y utilizados de manera sostenible.

La integración de los ODS fortalece la identificación y gestión de riesgos, de oportunidades materiales y costes, la creación y acceso a nuevos mercados, la innovación en los modelos de negocio, haciéndolos más eficientes, y alineando así la estrategia y expectativas de la empresa con sus empleados, clientes, proveedores, inversores y las comunidades locales en las que opera. Para lograr el objetivo es importante establecer la relación entre las actividades de las estaciones de esquí y los diferentes ODS que se ven impulsados por las actividades realizadas.


Todo lo que hacemos en las estaciones de esquí debe estar alineado con nuestros cinco grupos de interés:

  • Nuestros clientes

  • Nuestros empleados

  • Nuestras comunidades

  • Nuestros partners

  • Nuestro entorno natural