El Futuro de las estaciones de esquí (II): El reto demográfico

En su libro Management Challenges for the 21st Century, Peter Drucker afirmaba que el problema número uno al que se enfrentan las empresas es hacer frente a la disminución de la tasa de natalidad y el consiguiente envejecimiento de la población.

Un envejecimiento que unido a la creciente competencia representan un futuro incierto para nuestro sector.

Foto: Ski Paradise

Una de las tendencias más importantes en la industria del esquí es el hecho de que la masa de esquiadores está envejeciendo. En los últimos 10 años más de un tercio de los visitantes a las estaciones de esquí eran mayores de 45 años, situándose la edad media del esquiador en los 38-39 años (NSAA).



El proceso de envejecimiento de la población al que nos enfrentamos no tiene precedentes en la historia de la humanidad. Nuca antes la sociedad se había enfrentado a un saldo vegetativo negativo (la diferencia entre nacimientos y muertes).

Uno de los grandes logros del siglo XX fue un aumento espectacular de la esperanza de vida. Pero el consiguiente aumento de las personas mayores (60 años o más) ha venido acompañado a su vez por una disminución en la proporción de los jóvenes (menores de 15 años). Según los estudios de la ONU, en 2050 el número de personas mayores en el mundo superará el número de jóvenes por primera vez en la historia.

Las profundas consecuencias, generalizadas y duraderas, del envejecimiento de la población representan un enorme desafío para la industria del turismo y las estaciones de esquí deben considerar estas realidades demográficas y adaptar sus estrategias para conseguir su sostenibilidad futura.

El reemplazo generacional es el principal reto al que debe enfrentarse la industría de los deportes de nieve . Las personas mayores se comportan de manera diferente a las nuevas generaciones. Los cambios en las metas, los valores y sus expectativas determinan su comportamiento y sus necesidades.


La industria del esquí ha sido consciente de la importancia de este desafío durante años. Prueba de ello ha sido la iniciativa 'Bring Children to the Snow', una campaña lanzada por la FIS. La primera fase de la campaña, llamada SnowKidz, se lanzó en 2009 para alentar a las Federaciones Nacionales de Esquí a promover los deportes de nieve en sus respectivos países.

El Día Mundial de la Nieve fue la segunda fase de la campaña. El concepto fue desarrollado por la FIS en colaboración con otras organizaciones involucradas en los deportes de nieve para abordar la disminución general en la participación de los jóvenes en los deportes de nieve. Este evento comparte la misión común con la Comisión de Deporte para Todos del COI de promoción del deporte y la actividad física entre personas de todas las edades y habilidades en todo el mundo. La iniciativa se ha presentado como un caso de estudio en la primera guía del COI Sport for All - ¡Get Moving!


¿Pero qué pasaría si los niños dejan de jugar en la calle?

Esa es una de las preguntas que Whistler Blackcomb, TELUS y Switchback Entertainment, lanzaron en 2014 en the Big Picture, una serie documental de cuatro capítulos que analizaba diversas cuestiones referentes al futuro de la industria del esquí.

Aludiendo a estadísticas impactantes como que "el 75 por ciento de los niños en el Reino Unido pasan menos tiempo al aire libre que los reclusos", la segunda parte de esta serie (Tech Trap) abordó el problema de que "los jóvenes de hoy están constantemente conectados a sus dispositivos electrónicos, algunos de los cuales pueden mejorar su experiencia en la montaña pero otros la obstaculizan. A medida que la línea entre la naturaleza y la tecnología se difumina, ¿cómo podemos asegurarnos de que nuestros hijos (y todos nosotros) tengamos la oportunidad de desconectarnos y salir fuera?".



El mercado de esquí en el corto y medio plazo seguirá siendo dominado por personas que ya son practicantes del esquí, pero las estaciones deben y tienen la oportunidad de enfocarse no solo en el mercado actual sino también en el futuro, mediante la innovación orientada a la atracción de nuevos clientes potenciales.

Se estima que hay 130 millones de esquiadores en el mundo, y la cifra aumentará a largo plazo. Sin embargo, no se espera que la cantidad de días de esquí aumente al mismo ritmo, ya que los nuevos esquiadores de las generaciones más jóvenes tienden a esquiar menos días que los esquiadores existentes.

Con la paulatina reducción del número de Boomers en nuestras estaciones, comprender mejor a las Generaciónes X, Millennials y Post-Millenials (Centennials), la diversificación del mercado aumentando la participación de los clientes internacionales y una comprensión más amplia de los mercados especializados como el de las mujeres y las familias son algunas de las respuestas a este desafío demográfico.



"Debemos considerar la dinámica de la población en las preguntas que nos estamos haciendo sobre el futuro (...) Existen muchas discusiones en curso sobre los efectos persistentes de la salida de la generación de los Boomers del mercado y la industria de los centros invernales, y por una buena razón. Su presencia ha dominado el mercado durante los últimos 20 años, y su ausencia se va a notar de manera acusada. Cada vez más, los boomers tendrán que ser reemplazados con nuevos participantes para garantizar la salud a largo plazo y el crecimiento futuro de la industria del esquí".

Claire Humber. Future of the Industry Survey conducted by SE Group: Part 4 (Ski Area Management, November, 2012)