El Futuro de las estaciones de esquí (III): El reto medioambiental.


Saas-Fee (Valais, Suiza). Foto: Ski Paradise

Hoy celebramos el Día Mundial del Medio Ambiente. En 1972 la Asamblea General de Naciones Unidas designó el 5 de junio como Día Mundial del Medio Ambiente instando "a los gobiernos y a las organizaciones del Sistema de las Naciones Unidas a que todos los años emprendan en ese día actividades mundiales que reafirmen su preocupación por la protección y el mejoramiento del medio ambiente, con miras a hacer más profunda la conciencia de los problemas del medio ambiente".

Cada Día Mundial del Medio Ambiente se organiza en torno a un tema, centrando la atención de la sociedad sobre un asunto ambiental particularmente apremiante. El tema en 2019 gira en torno a la "Contaminación del aire"; una llamada a la acción sobre un grave problema que afecta a millones de personas en todo el mundo.


El desafío ambiental descrito en el informe del comité ambiental de las Naciones Unidas "Nuestro futuro común" (1987) es un desafío para todos. y especialmente para las estaciones de esquí.


Con objeto de cumplir el objetivo de lograr su sostenibilidad medioambiental, las estaciones de esquí deben formular objetivos medioambientales claros y colocarlos en la parte superior de su lista de "tareas". Entre los principales objetivos a considerar por nuestros destinos se encuentran los siguientes:

  • Crear conciencia ambiental.

  • Integrar las consideraciones medioambientales en la gestión de las estaciones de esquí.

  • Mantener los estándares ambientales en todas las etapas del proceso de gestión. Las cuestiones ambientales deberán tener prioridad en el marco económico de la operación de las estaciones de esquí.

Para las estaciones de esquí el medio ambiente es un activo intangible, al encontrarse ubicadas en áreas de gran belleza natural.

Las estaciones de esquí deben trabajar con el objetivo de reducir su huella ambiental directa y aprovechar sus frecuentes interacci