Hannibal (Sölden).


Hannibal (Sölden). Foto: Ernst Lorenzi

El pasado viernes 12 de abril asistimos a uno de los eventos más espectaculares que se pueden contemplar en una estación de esquí: Hannibal. Representación, drama, música, luz y pirotecnia se funden literalmente en un espectáculo grandioso puesto en escena por la red artística de Lawine Torrèn en colaboración con Sölden y Red Bull.


Glaciar Rettenbach (Sölden). Foto: Anton Klocker. Ötztal Tourismus

En el glaciar Rettenbach en Sölden (Austria), en el mismo escenario donde cada año da comienzo la Copa del Mundo de Esquí Alpino, una impresionada audiencia de 7000 espectadores asistió a la representación teatral de la vida de Aníbal Barca, general cartaginés considerado como uno de los más grandes estrategas militares del mundo antiguo.

En el 218 aC, Aníbal y su ejército, en el que se incluían 60000 soldados y 38 elefantes de guerra, partieron de Hispania y atravesaron los Pirineos y los Alpes con el objetivo de conquistar el norte de Italia. Aníbal logró atravesar los Alpes a pesar de los obstáculos que planteaban el clima, el terreno, las avalanchas, los ataques de las poblaciones locales, y la dificultad de dirigir a un ejército compuesto por soldados de distintas etnias y que hablaban en diversas lenguas. Aunque derrotó a los romanos en grandes batallas como la del río Trebia, la del lago Trasimeno o la de Cannas, Aníbal no llegó a conquistar Roma y finalmente sería derrotado por el ejército romano bajo el mando de Escipión en la Batalla de Zama, un episodio que significó el inicio del predominio de Roma dentro del área del Mediterráneo, y la posterior caída del Imperio Africano de Cartago.


Hannibal. Foto: Jürgen Skarwan. Ötztal Tourismus

Hannibal es una representación teatral al aire libre en un impresionante marco natural de montañas y glaciares. Una parábola moderna sobre la lucha por el poder, el amor, la conspiración y la política.

Al caer la noche, el horizonte queda dibujado por la silueta de las cumbres de las montañas que se elevan por encima de los tres mil metros de altura. Este es el marco del escenario más grande del mundo formado por la naturaleza misma. El desarrollo de la obra tiene lugar junto al público o a cientos de metros de distancia. La pantalla gigante situada junto a la pirámide escalonada de diez metros de altura, permite a los asistentes seguir con detalle las escenas que se desarrollan alejadas de los espectadores. En la mente de los espectadores quedaran grabadas imágenes de un espectáculo que ya forma parte de la historia de la producción teatral.

Mientras el narrador relata la historia de Anibal, ante los ojos de los espectadores suceden cosas increíbles: las máquinas pisanieves se convierten en elefantes, 150 instructores de esquí descienden esquiando representando a las tribus del desierto africano, o a Anibal desplazarse sobre una enorme columna en movimiento.


Hannibal (Sölden). Foto: Magdalena Lepka. Ötztal Tourismus

Un macro-espectáculo en el que participaron un total de 500 personas entre actores, bailarines y un numeroso grupo de atletas extremos formado por esquiadores, pilotos de helicópteros, paragliders, y motociclistas. Todos ellos, bajo la dirección de Hubert Lepka, contribuyeron una vez más al éxito de esta producción única en todo el mundo.