Regreso a la cuna del esquí: St. Anton am Arlberg


St. Anton am Arlberg. Foto: Ski Paradise

Una vez más hemos vuelto a St. Anton am Arlberg, y en esta ocasión el tiempo, la nieve y la compañía, se conjuntaron para depararnos algunas jornadas de esquí inolvidables.

Ubicado en el Stanzertal a 1.304 metros sobre el nivel del mar, St. Anton es un destino de renombre internacional en Tirol y una de las mejores estaciones de esquí del Mundo que ha sufrido dos importantes transformaciones en este siglo XXI que han confirmado su posición de liderazgo.

La primera de ellas tuvo lugar en el año 2001 con ocasión del Campeonato del Mundo de Esquí Alpino que cambió y renovó dramáticamente su imagen.


St. Anton am Arlberg. Foto: TVB St. Anton am Arlberg

St. Anton se caracteriza por un ambiente cosmopolita con visitantes llegados desde todos los rincones del mundo, que buscan seguir las pistas de los pioneros del esquí. El Arlberg siempre ha sido famoso por la belleza de sus paisajes, la nieve y el excelente estado de sus pistas.


St. Anton am Arlberg. Foto: Ski Paradise

La temporada 2016-2017 marcó un segundo punto de inflexión en la historia de St. Anton al crearse el área de esquí interconectada más grande de Austria y uno de los cinco mayores dominios de esquí del mundo: el Ski Arlberg.

La temporada pasada pudimos disfrutar por primera vez de este impresionante área de esquí. La apertura de cuatro nuevos reontes: el Flexenbahn, Trittkopfbahn I y II, así como el Albonabahn II, fue la realización de un sueño y años de planificación para crear un área interconectada y esquiable en la región de esquí Arlberg.

En el lado de Vorarlberg, entre Zürs y Stuben / Rauz, el nuevo Flexenbahn de 1,8 km de largo es un remonte ultramoderno y confortable desde el que además podemos disfrutar de las impresionantes vistas del paso Flexen, el valle Klostertal y el paso Arlberg hacia St. Christoph.

Junto con los recién construidos teleféricos Trittkopfbahn y el Albonabahn II, estos nuevos remontes hacen que el esquí en la zona esquiable número 1 de Austria nos resulte más atractivo que nunca.

Junto con las localidades de St. Cristoph (1,800 m), Stuben (1,407 m.), Lech (1.450 m.), Zürs (1.716 m.), Schröcken (1.269 m.) y Warth (1.494 m.), el dominio del Ski Arlberg ofrece un total de 305 kilómetros de pistas y más de 200 de itinerarios de esquí.


Run of Fame. Mapa: Arlberger Bergbahnen. . El "Run of Fame" es un ski safari de 85 km y 18.000 metros de desnivel esquiable en el dominio del Ski Arlberg

Ski Arlberg cuenta con una moderna red de 88 remontes gestionada por la Arlberger Bergbahnen entre los que destaca el Galzigbahn, un funitel construido por Doppelmayr y CWA situado en un edificio de cristal y acero creado por el arquitecto Georg Driendl.


Galzigbahn. Foto: TVB St. Anton am Arlberg

En la zona de St. Anton, desde el pico de Valluga a 2.811 metros, se puede admirar un paisaje increíble y luego decender esquiando durante más de 10 kilómetros hasta el fondo del valle.

En nuestro regreso a St. Anton hemos podido volver a disfrutar de la famosa pista de Kandahar / Kapall / Fang, escenario en 1928 de la primera carrera Arlberg-Kandahar y, en la actualidad, escenario de la Copa del mundo de esquí alpino.

En St. Cristoph, volvimos a visitar el antiguo hospicio fundado en el siglo XIV por el pastor Heinrich Findelkind para ofrecer refugio a los viajeros que cruzaban el paso del Arlberg. Hoy en día, el hospicio se ha convertido en una de las mejores posadas de la región alpina, gozando de una reputación local e internacional por su cocina y su excelente bodega de vinos (las paredes de la entrada están cubiertas con fotografías de personalidades famosas y miembros de la Realeza Europea incluyendo varias de la familia real española).

Un consejo, en caso de mal tiempo o en días de mucha afluencia, una buena opción es esquiar en la zona de Rendl.


Y al acabar de esquiar y después de comer en alguno de sus innumerables restaurantes en pistas, una opción muy recomendable que a nosotros en Ski Paradise nos gusta mucho es el Base Camp, nos esperaba como siempre uno de los mejores apres-ski y la visita obligada a el Mooserwirt considerado como la “madre de todos los bares de apres-ski de los Alpes” y cuya fama alcanza dimensión mundial.



P.S.: En esta ocasión nos alojamos en el Hotel Gletscherblick en St. Jakob, un hotel gestionado por la familia Jehle-Kathrein, situado a 10 minutos andando del Nassereibahn (el Hotel ofrece un deposito gratuito de botas y esquís junto a la base del remonte. Además el Ski Bus también gratuito para a 50 metros de la puerta del Hotel).

Durante nuestra estancia quedamos realmente impresionados por el nivel de servicio del Hotel, la calidad de las cenas y el fabuloso wellness. Después de un largo día de esquí era un verdadero placer relajarse en una de las dos saunas (Tirolesa o de hierbas orgánicas) o elegir entre baño de vapor de salmuera o el baño de vapor de aroma-terapia. Sin olvidar la moderna cabina de infrarrojos para recuperar una maltrecha espalda.