Baqueira y el FWT

Una visión personal de lo que ha supuesto el éxito de la primera prueba del Freeride World Tour 22 en la estación de la Val d´Aran.


Cuando en un lugar, en este caso un valle, con unas montañas bendecidas con el regalo de la nieve y unas condiciones para esquiar que están muy por encima de las de otros sitios con la misma altitud y latitud, se empieza a desarrollar un tipo de esquí (y snowboard) diferente al de "posturéo" bajo remonte y pose en cafetería. Cuando, tras cinco décadas, el esquí forma parte de la vida de una comarca, sucede que despierta una afición apasionada que, tras una o dos generaciones de esquiadores pioneros, les sigue otra generación que esquía casi antes de andar y convierten a la nieve en parte esencial de su vida. Son los hijos y nietos de los fundadores y pioneros de Baqueira Beret en el Valle de Arán, que ahora han llevado el nombre de un valle pirenáico y de una estación española al conocimiento de un sector de aficionados y profesionales de todo el Mundo,


Ladera oeste del Basiver, donde se celebró la 1ª preba del FWT 22. (© FWT)


Posiblemente, Aymar Navarro es actualmente el mejor embajador del esquí nacional, ya que como todos reconocen, ha sido su dedicación al freeride y su tesón hasta conseguir participar en el FWT, que culminó con su tercer puesto en la clasificación final del 2021, lo que permitió intentar un sueño que ahora se ha materializado. Aymar, además de participar en la competición, peleó y animó a la organización del FWT a poner una prueba en Baqueira Beret y, tras gestiones, visitas y la seguridad por parte de la organización de que la propuesta de Aymar no era descabellada, se confirmó a la estación leridana como sede de la primera prueba del FWT de 2022.


El Basiver, mítico en B/B y ahora mítico en el FWT como lo es la Bec de Rosses para Verbier. (© E. Ribas)


Que una estación del Pirineo español sea sede de una prueba de esta competición sería algo insólito e impensable si retrocedemos 15 años a los orígenes del FWT. Posiblemente, haya que agradecer el ejemplo de Ordino-Arcalís, en Andorra, que ya ha sido sede del FWT desde 2015 y es ya una escala consolidada en esta competición. Pero, además de factores indirectos como la cercanía de Andorra, es la participación de españoles con buenas clasificaciones lo que ha permitido traer a España la prueba de este año y, principalmente, hay que agradecérselo a Aymar Navarro por su empeño y a la estación por su buena disposición, mejor organización y magnífica gestión del escenario del evento. A partir del 22 de enero de 2022, España, el Pirineo, Baqueira Beret y las laderas del Basiver forman parte del freeride mundial y del subconsciente colectivo de todos los aficionados al esquí de fuera de pista.


Fuera de pistas en B/B (© E. Ribas. Esquiador Perico Lucia)


Decía May Peus, presidente de la Real Federación Española de Deportes de Invierno (REFEDI, coloquialmente Spain Snow) en la presentación anual de noviembre, que "España es un país de nieve", creo que al menos somos unos pocos los que no estamos de acuerdo con esta afirmación, España es un país de montaña pero, desgraciadamente, teniendo en cuenta nuestra ubicación en el Planeta, nuestras montañas tienen poca nieve o menos de la que nos gustaría a muchos. Aunque hay que reconocer que a pesar de los handicaps geográficos, ahora que muchos saben que el FWT se ha celebrado en nuestro territorio, la cosa, al menos mentalmente, ha cambiado un poco ya que, objetivamente, podemos afirmar que en nuestro país hay, como poco, un territorio donde las condiciones de nieve y orografía son tan buenos como para poder celebrar pruebas del FWT y, por otra parte, hay una estación que tiene infraestructura y capacidad como para poder afrontar el desafío de esta prueba.


Baqueira es sinónimo de fuera de pistas de calidad (© E. Ribas. Esquiador Perico Lucia)


Pero, quizás, tan importante como lo objetivo es el factor subjetivo, que significa que, cualquiera de dentro o fuera de nuestras fronteras, puede pensar acertadamente que en España hay al menos unas montañas y una estación invernal donde, además de pistas excelentes, se puede practicar un tipo de esquí que para muchos es la evolución natural de este deporte cuando se alcanza un buen nivel, que es el que proporciona mejores sensaciones y mayor compenetración con el medio nevado y con el entorno de montaña: el esquí de fuera de pista. No hace falta ser Nuria Castán, Abel Moga o Aymar Navarro, no hace falta ser un freerider consumado, basta con ser de los que les gusta el esquí de fuera de pista en su versión más tranquila y menos arriesgada, para saber que en España hay infraestructura y condiciones naturales (al menos en un lugar) para poder practicarlo a lo grande, tan a lo grande como en muchos otros sitios del Mundo con montañas más altas y más frías. Si además de las instalaciones, los servicios, la media de nieve anual, la variedad y cantidad de pistas y vertientes fuera de ellas, añadimos el encanto y los excelentes servicios de hostelería y hospedaje de la Val d´Aran, podemos afirmar que en España tenemos una de las mejores estaciones de Mundo, donde además se celebran pruebas míticas, como es el FWT. Y todo ello se ha hecho con mucho menos ruido del que lleva haciendo la pretensión de que los Pirineos sean sede de los JJOO de invierno de 2030, pretensión que algunos consideramos demasiado ambiciosa.