La Crísis del Coronavirus (COVID-19) y las estaciones de esquí (I)



El brote de COVID-19 (abreviatura de "enfermedad por coronavirus 2019") representa para el sector turístico un importante desafío con consecuencias y desenlace indeterminados. El sector turístico y la industria del esquí son actualmente uno de los sectores más afectados por el COVID-19.


Algo que comenzó como una ola de garantías por parte de las estaciones de esquí de que se estaban tomando todas las precauciones necesarias para evitar la propagación del COVID-19 entre los visitantes llegados a los destinos, paso rápidamente a convertirse en un tsunami de cierres de estaciones como recordaba hoy en un artículo la Revista SAM (Ski Area Management).


Después de la concentración de casos en la provincia del Veneto y las restricciones de viaje impuestas por un número cada vez mayor de naciones, el 6 de marzo, siguiendo las recomendaciones del Consejo de la FIS, la Federación Italiana de Deportes de Invierno y el Comité Organizador de Cortina 2020 se vieron obligados a cancelar las Finales de la Copa del Mundo de esquí alpino programadas del 16 al 22 de marzo de 2020.


El 8 de marzo, el Consejo Regional acordó junto con la Asociación de los remontes del Valle de Aosta cerrar las áreas de esquí. Al día siguiente una ordenanza emitida por la autoridad nacional de Protección Civil ordenaba el cierre de todas las áreas de esquí en Italia el 10 de marzo.


El 11 de marzo se cancelaron las carreras de la Copa del Mundo que debía celebrarse en Are (Suecia) siguiendo las recomendaciones de la Agencia de Salud Pública de Suecia. Un día después las carreras de la Copa del Mundo que estaban programadas para el fin de semana en Kranjska Gora (Eslovenia) también fueron canceladas.


El 12 de marzo, los gobiernos regionales de Tirol, Salzburgo, Vo