Maridaje perfecto: esquí y vino. Saas-Fee Allalin Race y Cava Tantum Ergo Vintage

Hay un lugar especial en los Alpes suizos que destaca por multitud de virtudes ligadas al mundo de la nieve y la montaña, es la preciosa localidad de Saas-Fee. Situada en el cantón del Valais a 1.800 metros de altitud, en un valle rodeado por trece montañas de más de 4.000 metros y acompañada del glaciar de Fee.

Saas-Fee es además un paraíso para los amantes de los deportes de nieve donde podemos disfrutar de nuestra pasión en las 4 estaciones del año.

Esto es lo que ves al llegar a la parte más alta de las estación, el pico del Allalinhorn situado a 4.027 m

Este destino no te dejará indiferente, sólo el hecho de subir a esquiar a lo más alto merece la pena, hablamos de esquiar a más de 3.600 metros; es un auténtico espectáculo para la vista junto a la calidad de la nieve que nos espera.


Los próximos 5 y 6 de abril de 2019, la 37ª edición de las Allalin Race tendrá lugar en Saas-Fee. La carrera del Allalin es la prueba en glaciar más alta del mundo y, sobre todo, para todos los que hemos tenido la oportunidad de participar, una experiencia única.


Rodeada por las montañas más altas de Suiza, la salida se encuentra situada a 3.600 metros sobre el nivel del mar y la meta en el pueblo de Saas-Fee a solo 1.800 metros. Los nueve kilómetros de recorrido del descenso superan los 1.800 metros de desnivel y los participantes llegan a alcanzar los 140 kilómetros por hora.


La carrera del Allalin en Saas-Fee es una de las 3 carreras de descenso amateur más populares de Suiza. La serie de descensos “Súper Vier” está formada por tres carreras: Belalp-Hexe, el Inferno Mürren y la Allalin Race de Saas-Fee. La ceremonia de entrega de premios a los ganadores de este circuito y la presentación de la tan codiciada copa siempre tienen lugar en la carrera de Saas-Fee, ya que es la última de la serie.

Durante más de 30 años, las carreras del Allalin llevan reuniendo a corredores amateurs y fanáticos de los deportes de invierno que buscan disfrutar de la competición o simplemente ponerse a prueba.


La adrenalina se dispara ante el reto que supone descender desde lo más alto hasta el pueblo.

Este descenso se celebró por primera vez en 1946. En esa edición, los participantes tuvieron que caminar hasta el refugio de montaña situado en Längfluh, y levantarse a la mañana siguiente para caminar hasta la cima del Allalinhorn situada a 4.027 metros. En aquella ocasión el descenso no tuvo lugar, como podéis imaginar, en unas pistas perfectamente preparadas como hoy en día y tuvieron que bajar esquivando las peligrosas grietas del glaciar mientras se deslizaban sobre la nieve en polvo.


Los participantes pueden tomar parte en cuatro categorías diferentes: la Carrera por Equipos, la Carrera por Equipos sin ánimo de competición, la prueba individual y las parejas mixtas. Los participantes en la Fun Team Race descienden solo por diversión a un ritmo pausado, sin prisas. Una parada en un restaurante de montaña durante el descenso es casi obligatoria y se recomienda encarecidamente disfrazarse. No es de extrañar, que los equipos en esta categoría tarden más de cinco horas en descender hasta la línea de meta. Por el contrario, un esquiador ambicioso y altamente entrenado puede completar el descenso en menos de cinco minutos.


Qué hacer después

Es realmente un día especial y después del descenso, aunque no subamos al podio, toca saborear y comentar el descenso que hemos realizado a toda velocidad. Esperamos a que todos nuestros amigos finalicen la prueba y abrimos una botella de un cava que guardamos para esta ocasión y que está a la altura de la Allalin Race, se trata del Cava Tantum Ergo Vintage, un cava que no deja de acumular premios, todo un deleite para los sentidos,


Este cava es el resultado de la selección de las mejores uvas de cepas de baja producción de viñedos de Chardonnay y Pinot Noir. Uvas mimadas en todo el proceso de elaboración. Ambas variedades se vinifican por separado y al final de la fermentación se hace el coupage. La primera fermentación se realiza en barricas nuevas de roble americano y una vez finalizada la fermentación se mantiene sobre lías hasta su filtración final. La segunda fermentación se hace en botella a una temperatura de 14ºC constante para conseguir una muy lenta fermentación, esto se traduce en una finísima burbuja (síntoma de calidad en los cavas) integrada perfectamente con el carbónico. La crianza sobre lías es de un mínimo de 44 meses y el degüelle es manual.

Nuestro premio tras el descenso, Cava Tantum Ergo Vintage

Vista Color amarillo dorado muy brillante y expresivo. Burbuja fina.


Nariz Intenso y muy complejo. Sobresalen los aromas de fruta blanca y de hueso, también de fruta madura, junto a agradables aromas de flores blancas. Aparecen también finos matices especiados y notas de vainilla y mantenquilla. Os recomiendo olerle sin prisas, disfrutarlo, es una delicia.


Boca Potente y fresco, su paso es sedoso y carnoso, muy amplio. Muy cremoso, dejando sensaciones afrutadas, florales y algunos matices cítricos. Muy buen carbónico que resulta sutilmente integrado. Un cava muy elegante.


Maridaje perfecto para rememorar el descenso de la Allalin Race, ¡a vuestra salud!